El Puesto para Plantas de Achuapa, Nicaragua ayuda a mantener la producción de ajonjolí

Por Solveig Danielsen, Luis Medina, Patricia Castillo y Eduardo Hidalgo

nicasesameplant
El ajonjolí, principal actividad económica del municipio de Achuapa

El ajonjolí es un cultivo de mucha importancia socioeconómica para los pequeños productores de la franja del pacífico de Nicaragua. Desde principio de los años 90, la Cooperativa Juan Francisco Paz Silva produce y procesa ajonjolí para la exportación de aceite a Estados Unidos, Inglaterra y Japón.

Reconociendo la importancia de un buen manejo fitosanitario del cultivo, la cooperativa estableció un Puesto para Plantas en el 2009 en colaboración con CABI y la Red Académica de Fitoprotección (REDAF). El Puesto para Plantas ayuda a reducir el problema del bajo acceso de asistencia técnica en la zona ya que ofrece a los productores un espacio de consulta para los problemas fitosanitarios de sus cultivos.

En los últimos años el Puesto para Plantas ha sido integrado dentro del paquete de asistencia técnica como un servicio estándar que la cooperativa ofrece a sus productores. El salario del doctor de plantas es pagado por los ingresos generados con el ajonjolí. La asistencia técnica se ofrece no solamente a través del Puesto, sino también mediante las visitas de campo, jornadas de salud de plantas, hojas volantes y a veces por la radio. Estos servicios alcanzan, de forma gratuita, a más de 500 productores de las comunidades cercanas, de los cuales 280 son productores asociados directos a la cooperativa.

“El Puesto para Plantas es un recurso auxiliar para asegurar la salud de los cultivos,” dice Brígido Sosa, Secretario de la Junta Directiva, en una reunión con los líderes de la cooperativa. “Israel ha hecho un buen trabajo. Los productores le tienen confianza.”

Un pequeño estudio reciente confirma que la asesoría fitosanitaria continua es necesaria. Los productores entrevistados manifestaron que los problemas fitosanitarios presentan un gran desafío y si no se manejan adecuadamente la producción se afecta, a veces severamente. Sr. Emilio López de Los Tololos opina que la situación va empeorando: “Hay enfermedades que se desarrollan año por año. Les desconocemos.”

El sr. William Castillo de la comunidad Playones ha llevado muestras al doctor de plantas varias veces, inclusive de nuevas enfermedades. Está preocupado por el ‘crespillo’. “Esas plagas a uno lo desaniman,” dijo. “Ya son dos años que se me ha presentado. Me puede hasta hacer retirar del rubro,” concluye.

Casi todos los productores reportaron haber logrado parar el avance de las plagas y enfermedades y mantener la producción al aplicar las recomendaciones dadas por el doctor de plantas. Solo un productor reportó un rendimiento inferior al nivel normal. El marchitamiento causado por Ralstonia es la enfermedad que actualmente causa más problemas.

El control químico suele ser la opción de control preferida de los productores. Ing. Israel confiesa que es difícil cambiar la cultura de aplicación de químicos. En algunos casos es por costumbre, conveniencia o falta de recursos, ya que algunas prácticas culturales requieren más labor. En otros casos es por falta de conocimiento de las consecuencias nocivas o escasez de productos alternativos.

Los dirigentes de la cooperativa están convencidos de que el Puesto para Plantas genera un valor tangible para la cooperativa. El apoyo técnico ofrecido a los productores les ha ayudado a mantener la producción. Aunque el rendimiento naturalmente varía de año a año por varias razones, se ha logrado mantener los rendimientos de ajonjolí a un nivel superior comparado con el ciclo 2009-2010, con una diferencia anual de entre 7% y 26%. Hasta qué punto esto se debe al accionar del Puesto no se puede concluir con certeza. No obstante, los líderes de la cooperativa dicen que se sienten ‘protegidos’ por el Puesto y el apoyo de la UNAN León. José María Pérez, Presidente de la cooperativa, explica que el Puesto para Plantas ayuda a bajar costos. “Antes recomendaron productos sin tener un diagnóstico seguro, como los médicos que dan medicina para todo dolor sin saber qué es.”

El sr. Sosa resume qué significado tiene el Puesto para la cooperativa: “El Puesto para Plantas siempre va a estar. No es un costo. Es una bendición. El beneficio de tener dónde recurrir cuando hay un problema y el respaldo del laboratorio de UNAN León es indispensable.”

A pesar de los buenos resultados que la cooperativa ha logrado con el apoyo del Puesto para Plantas, queda mucho por hacer. La dependencia de los productos químicos es muy arraigada entre los productores. “A veces los problemas se dan por el mismo uso de agroquímicos,” dice el sr. Sosa. “Es un desafío levantar el espíritu por el trabajo agroecológico. Allí no más están las casas comerciales para vender químicos.”

El sr. Pérez afirma que quieren rescatar la agricultura y seguir educándose. “El Puesto ayuda a capacitar a los productores para que sigan aprendiendo y mejorando el manejo agroecológico.”

Se puede leer el estudio de caso completo aquí.

Comment on this post

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s