Una clínica agropecuaria para lograr ‘el oro en la vida’

1

La clínica de plantas del pueblo Chamis del departamento de Cajamarca representa algo raro en Perú: un servicio de asesoría para agricultores con presencia permanente en el pueblo. Según el censo agropecuario del 2012, sólo un 7.3% de los agricultores del país reciben asistencia técnica y en Cajamarca es menos todavía, con un 4.6%.

Frente a esta escasez alarmante de servicios para los pequeños productores de Perú, la introducción de clínicas de plantas cayó como anillo al dedo. Las clínicas, un nuevo tipo de servicio rural, fueron establecidas en varias regiones del Perú en el 2013 a través de un convenio entre Instituto Nacional de Innovación agraria (INIA) y el programa Plantwise de CABI.

Chamis está a 3200 msnm, aproximadamente 10 km de la cuidad de Cajamarca, una de las principales zonas ganaderas del país. La clínica de plantas es manejada por los doctores de plantas, Ing. Marieta Cervantes Peralta e Ing. Fernando Escobal Valencia de la Estación Experimental Agraria (EEA) Baños del Inca de INIA en Cajamarca.

2
La clínica de plantas de Chamis está ubicada en el segundo piso del edificio municipal, justo arriba del puesto de salud humana.

La clínica de plantas está ubicada en un pequeño local en el segundo piso del edificio municipal de Chamis, justo arriba de un puesto de salud humana. Dos banneres grandes colocados fuera del edificio indican la presencia de la clínica. Abajo, cerca de la entrada del puesto de salud un rótulo anuncia una campaña de vacunación: “Vacúnate por el oro”, refiriéndose a un lema usado por el Ministerio de Salud para comunicar que si los niños se vacunan oportunamente van a estar sanos y fuertes y van a lograr el “oro en la vida”.

Antes de establecer la clínica tomaron contacto con el alcalde. “Le dijimos que queremos mejorar los cultivos y él nos ofreció su apoyo inmediatamente,” cuenta Fernando. “Luego hicimos una carta de entendimiento”.

Según los doctores de plantas la clínica está bien ubicada. El puesto de salud es una atracción y eso ayuda a jalar a gente a la clínica de plantas. Teniendo un espacio fijo en la casa municipal le da cierto estatus al servicio y señala un compromiso político. La alcaldía también apoya con la convocatoria y a veces contribuye a la merienda.

Más que una clínica para plantas

La clínica de plantas es más de lo que indica el nombre. Es una “clínica agropecuaria” o, si se quiera, un “centro de asesoría agropecuaria”. Los doctores de plantas reciben todo tipo de consultas de los productores: de cultivos, animales o de asuntos generales de agronomía. “Siempre atendemos a animales y cultivos en la clínica de plantas”, explica Marieta. “Recibimos muchas consultas sobre cuyes y ganado que son muy comunes en el área, por ejemplo problemas de ectoparásitos y moscas. Tratamos de responder de mejor que podamos.”

Por solicitud del Sr. Eusebio Castrejón Cueva, Teniente Gobernador del caserió Secsemayo, los doctores de plantas organizaron una visita a su zona para que otros agricultores tuvieran chance de acceder los servicios de la clínica. Secsemayo queda a 30 minutos en camioneta desde Chamis y es lejos para muchos.

El día de la visita Fernando y Marieta trabajaron con 20 agricultores, mostrando el uso de baculovirus (insecticida biológico) para controlar la polilla de la papa en almacén. Luego de culminar la labor los agricultores hablaron de su preocupación por las moscas que atacan a los cuernos del ganado vacuno. Todos fueron a los lugares de pastoreo para verificar el problema, y de hecho, vieron que las moscas atacaban abundantemente en todo el cuerpo de los animales especialmente en los cuernos. Con un ataque así los animales no podían alimentarse con tranquilidad, se mostraban nerviosos y perdían peso.

Con el apoyo del Colegio Médico y en coordinación con las autoridades de Secsemayo, organizaron una altra visita a la zona donde trataron 70 cabezas de ganado vacuno (35 agricultores) con una mezcla de 6% Cypermetrina, 2% de carbaril y 7% butoxido de piperonilo.

Dos semanas después del tratamiento los agricultores comunicaron que el tratamiento había sido 100% efectivo. En palabras de don Eusebio Castrejón Cueva: “Con la curación no sabemos a dónde se habrán ido esas moscas. Nuestros animales están sanos gracias a ustedes”.

Buscando sinergias

Las alianzas son una forma de usar mejor la pericia que ya existe. Para aprovechar al máximo el tiempo y escasos recursos el INIA también busca formas de generar sinergia entre las diferentes actividades de extensión que ejecutan, por ejemplo las clínicas, las jornadas de salud de plantas, las parcelas demostrativas y las visitas a productores individuales. Para los doctores de plantas son métodos complementarios y los usan en una forma integral y dinámica para optimizar el tiempo y los recursos disponibles.

Fernando no tiene duda que muchos agricultores ven a las clínicas como una ayuda para lograr “el oro en la vida”. “Si se cerraran las clínicas hoy, nos buscarían en Los Baños del Inca en la ciudad,” dice con convicción.

Por Sol Danielsen. Photos por Fernando Escobal Valencia, José Gómez y Sol Danielsen.

Gracias a todos los que compartieron sus experiencias, puntos de vista y tiempo para este estudio de caso: Fernando Escobal Valencia, Marieta Cervantes Peralta, Galvarino Castro Espinoza, José Tanta García y Paulino Ramos Castrejón.

Plantwise en Peru es coordinado por INIA, Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI), e implementado por medio de 8 de las 19 estaciones experimentales de INIA.

Comment on this post

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s