Haciendo llegar los servicios donde no alcanzan

14.jpg
En medio de un entorno altamente desafiante, la EEA Baños del Inca de INIA (Instituto Nacional de Innovación Agragia) en Cajamarca ofrece un servicio de asesoría para los pequeños agricultores. Desde el 2013, cuando se estableció el convenio Plantwise-INIA, los doctores de plantas Ing. Fernando Escobal Valencia e Ing. Marieta Cervantes Peralta operan dos clínicas de plantas, una en Chamis y otra en Chetilla. Tres años de experiencia les han enseñado mucho sobre el reto de proveer un servicio que satisface la demanda, tanto de los hombres como de las mujeres. Una visita al campo en el centro poblado de Chamis y sus alrededores mostró cómo la las clínicas de plantas, a través de actividades complementarias, pueden aumentar su alcance para que más agricultores se aprovechen, sobre todo las mujeres. La creatividad y flexibilidad son clave, y sobre todo, la disposición de la gente.

Vieja plaga, nueva técnica

3
El gusano mazorquera entra por la ‘barba’ del choclo. Una vez a dentro no se puede controlar y empieza a comer el choclo de arriba hacia abajo .

Eusebia Ramos Castrejón siembra una gran variedad de cultivos para autoconsumo. En una parcela de aproximadamente 1000 m2 tiene maíz intercalado con quinua. Hay un problema severo de gusano mazorquero en el maíz. Esta plaga tiene su propio lema: “Cuando el maíz grana, entra el gusano.”

“El gusano entra por el ‘cabellito’ y come el choclo”, explica doña Eusebia. Su hermano abre varios choclos para mostrar el gusano. “Miren, aquí entra y empieza a comer. Cuando ya está adentro no se puede hacer nada,” explica apuntando al gusano blanco de unos 3-4 mm.

Para prevenir que entre el gusano doña Eusebia está probando una tecnología de INIA, la aplicación de aceite para consumo humano. Cada mazorca tiene que ser tratada sólo una vez justo al momento que sale la ‘barba’. Como no todas las mazorcas maduran al mismo tiempo, hay que hacer un tratamiento escalada, cada 8 días, tres veces en total, a partir de la salida del ‘cabellito’ de la mazorca. El tratamiento requiere 2-3 litros de aceite en total y cada aplicación le dura alrededor de un día. Con más práctica lo podrá hacer más rápido.

Es la primera vez que doña Eusebia prueba esta técnica. “El ingeniero me dijo que tengo que aplicar el aceite cada 8 días, y lo voy a hacer”, dice riéndose al mirar al Ing. Fernando. “Lo voy a hacer”, repite. “Voy a ver el resultado cuando coseche”.

Fernando explica que la tecnología de aceite para consumo humano es 100% efectivo si se aplica bien. “Ha sido comprobado por INIA muchas veces. Funciona y no es cara tampoco. Es gasto por hectárea es de 56 soles para el aceite (8 litros/ha) y 300 soles para mano de obra.”

2
Doña Eusebia está probando el aceite para consumo humano para el control del gusano mazorquero

La Ing. Marieta concuerda que no es algo fácil dar buena asesoría. Hay muchos factores que influyen. “Los agricultores que atendemos son muy pequeños y de subsistencia,” dice. “El entorno rural es muy complejo, es importante entender eso. Sus sistemas de producción son diversos y sus problemas son complejos.” Fernando agrega que los procesos de adopción son lentos. “Los agricultores tienen que ver primero que la tecnología funciona. Después la tecnología tiene que ser accesible y a buen precio”.

Cuando Fernando le propuso a Eugenia que probara el aceite, ella estaba un poco renuente porque no tenía dinero tanto para el aceite como para el pasaje de bus para ir a comprarlo. Fernando ofreció de actuar de intermediario. “Ella me dio los 7 soles, yo le compré un litro de aceite y se lo envié con el bus”, cuenta Fernando.

Al final de la temporada doña Eusebia se dará cuenta si la aplicación de aceite para consumo humano ha dado resultado. El costo total será de 14 a 21 soles para el aceite más 2 a 3 días de trabajo, si aplica el tratamiento completo. Con un estimado de 50-80% de infestación de gusano y 50% de pérdida por mazorca, ella podrá salvar su maíz de una pérdida de entre 25 y 40%. Es una cantidad considerable para una familia cuya seguridad alimentaria depende de lo que saca de la chacra.

Por Sol Danielsen. Photos porMarieta Cervantes Peralta, José Gómez and Sol Danielsen.

Gracias a todos los que compartieron sus experiencias, puntos de vista y tiempo para este estudio de caso: Fernando Escobal Valencia, Marieta Cervantes Peralta, Paulino Ramos Castrejón, Eusebia Ramos Castrejón y Margarita Tanta García.

Plantwise en Peru es coordinado por INIA, Ministerio de Agricultura y Riego (MINAGRI), e implementado por medio de 8 de las 19 estaciones experimentales de INIA.

Comment on this post

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s