Sembrando las semillas de la sostenibilidad en Achuapa, Nicaragua

1
Jose Perez, Israel Cerros, Brígido Sosa, and Eddar Castillo en el puesto para plantas JFPS (de izquierda a derecha)

La Cooperativa Juan Francisco Paz Silva (JFPS), fundada en 1990, comenzó la operación de un puesto para plantas en 2009. La cooperativa estaba buscando una manera de ofrecer asistencia técnica a sus productores asociados y los puestos de plantas proporcionan una manera para hacerlo. Inicialmente, dos técnicos, Oscar Calderón y Harold Espinoza, fueron capacitados como doctores de plantas para suministrar asistencia técnica a los productores, ellos a su vez entrenaron a otros técnicos en la cooperativa, incluido el doctor de plantas Israel Cerros. El puesto para plantas, jornadas de salud y los servicios de radio se proporcionan de forma gratuita cerca más de 500 productores de las comunidades cercanas, de los cuales 280 son productores asociados directos a la cooperativa.

Según Eddar Castillo, gerente técnico de la cooperativa, antes de trabajar con Plantwise, la cooperativa no tenía la capacidad para hacer un buen diagnóstico porque no contaban con personal capacitado para realizarlo. Ahora la cooperativa tiene un equipo que está capacitado y tiene las herramientas que necesitan para brindar un buen acompañamiento técnico. Se estima que con la asistencia técnica a los productores en el diagnóstico, recomendaciones y capacitación, las cosechas se han incrementado de 25 a 30%, y en algunos casos específicos, el incremento ha sido de hasta el 100% porque el consejo dado evitó que el productor perdiera toda su cosecha.

Eddar ve la relación entre el doctor de plantas y los productores como simbiosis donde ambos se benefician. “Hemos aprendido que hay un complemento entre el puesto para plantas y el productor, aprendemos unos de otros, esto es lo que ha dado mejores frutos para la cooperativa”. Eddar cree que “siempre hay algo más que aprender, uno cada día aprende algo nuevo, si complementamos a los servicios del puesto para plantas y la experiencia de los agricultores el aprendizaje es súper mayor”.

El puesto para plantas también les ha permitido realizar un seguimiento de los insectos y enfermedades que afectan a sus productores. “Atendiendo al productor se detectan cosas que necesitamos aprender” dijo Eddar. “Con el trabajo del puesto hemos incluso llegado a notar cambios en los tipos de plagas que están atacando los cultivos”, explicó “en ajonjolí ahora estamos encontrando muchos insectos chupadores, maya (Diabrótica), hongos y bacterias”.

La cadena de la sostenibilidad

2
Doctor de plantas Israel Cerros atiende a un cliente en el puesto para plantas JFPS

La financiación de las actividades del puesto y otros aspectos relacionados se da a través de las ventas de productos de la cooperativa. El ingreso principal de la cooperativa es por la venta de aceite de ajonjolí y semillas, la mayoría de los cuales se exportan a Inglaterra (el cliente principal es The Body Shop, que utiliza el aceite para hacer body butter). Con el fin de garantizar la sostenibilidad a largo plazo, la Junta ha decidido diversificar mediante la adición de cultivos de café y horticultura. La cooperativa integra y coordina todos sus servicios, como el crédito, el puesto para plantas y la tienda de insumos agrícolas. Si un productor no tiene dinero para comprar un producto plaguicida recomendado, la cooperativa va a dar el producto por medio de la tienda y éste se paga con la cosecha. Si la tienda no tiene el producto recomendado, la cooperativa tiene un convenio con un agro servicio local para que faciliten el insumo al productor por medio de un crédito con la cooperativa.

Para José y Brígido, es necesario ofrecer apoyo técnico a los productores a través del puesto para plantas, es un eslabón de la cadena, cuya función principal es la de asegurar la producción de ajonjolí, que es la principal fuente de ingresos para la cooperativa. José dijo que “ahora que estamos entrando a un nuevo mercado (ajonjolí para McDonalds), y el puesto para plantas va a jugar un papel muy importante para poder garantizar la calidad del producto”. Los productores tienen todo su dinero invertido en la producción de ajonjolí, de modo que si el cultivo es atacado por una plaga y pierden la cosecha, el productor pierde todo su ingreso para el año. Cuando un productor pierde su cosecha, la cooperativa pierde ingresos también. Hay un fuerte incentivo, entonces, para que la cooperativa continúe proporcionando asistencia técnica a sus productores. Como ha explicado Brígido, “el productor es la cooperativa, no podemos verlo separado”.

Además de proporcionar asistencia técnica a los productores, la cooperativa JFPS tiene una política fuerte de género. Mientras que los agricultores son el foco principal, la cooperativa también está ayudando a las mujeres a crear pequeñas empresas y mejorar su autoestima. La cooperativa es reconocida por las Naciones Unidas como una empresa pionera en la que se considera el “trabajo no remunerado” de las mujeres (por ejemplo, cuidando a los niños, cocinar, limpiar la casa, etc.). Esto significa que por cada manzana de ajonjolí producida, 50 dólares del beneficio van a un fondo para facilitar a las mujeres el inicio de sus propios proyectos de negocios. Cualquier mujer de la familia de uno de los miembros de la cooperativa puede tener acceso a una cantidad de 100 dólares, pero están obligados a aportar una cantidad equivalente para su proyecto. Además de los fondos, la cooperativa también les proporciona la capacitación en temas tecnológicos para estimular su desarrollo empresarial. Uno de los proyectos principales que este fondo ha asistido es un proyecto de plantas medicinales que es administrado por un grupo de 13 mujeres llamado “Mujeres al Poder”.

Por Erica Chernoh y Eduardo Hidalgo.

Gracias a todos los que dieron su tiempo y compartieron sus experiencias con nosotros para este estudio de caso: Israel Cerros, José María Pérez, Brígido Sosa, Eddar Castillo, José Dolores Sevilla, Timoteo Bravo Salgado Tinoco y Maria Adilia Amador. Gracias a Wade Jenner, Luca Heeb, Luis Medina, Sol Danielsen y Kathia Ramos por revisión y edición del texto.

Plantwise en Nicaragua es coordinado por la Red Académica de Fitoprotección (REDAF) a través de la Universidad Nacional Autónoma (UNAN-León).

Comment on this post

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s